Almuerzos saludables que puedes llevar en un ‘tupper’ al trabajo

0
308

Sabemos que comer bien es, entre otras cosas, cuestión de tiempo y que la jornada laboral raras veces nos deja dedicar a la cocina las horas que nos gustaría para llevar una alimentación saludable, nutritiva y equilibrada.

Preparar comidas con antelación que puedas llevarte en un tupper a tu trabajo para comer en tu rato de descanso es una solución que puede mejorar notablemente tu salud, tu relación con tu trabajo y, en definitiva, tu vida diaria.

Qué alimentos cocinar para poner en tuppers

Lo primero que queremos saber es qué tipos de alimentos son los mejores para preparar platos que podamos llevarnos al trabajo y que, al mismo tiempo, nos ayuden a llevar una alimentación completa. Todo va a depender de la época del año en la que estemos y los alimentos que aporten muchos nutrientes y pocas calorías que podamos conseguir.

Por ejemplo, elige ensaladas y pastas para los meses más cálidos y guisos para la temporada de invierno. trata siempre de acompañar el menú que elijas para cada día con una o dos piezas de fruta. Puedes dejar una de las dos para un tentempié a media mañana. A partir de aquí lo recomendable es elegir siempre productos de temporada, ya que suelen dar a nuestro cuerpo lo que necesita en cada época (hidratación, proteínas, etc.) y no olvidarte de tomar cereales completos, como arroz integral o quinoa.

Llevar una ensalada tiene muchas ventajas

No siempre es buena época para almorzar ensalada, lo sabemos. Es un plato frío y durante los meses de invierno cuesta que te apetezca si no vamos a usarla de entrante con algo más. Pero con el buen tiempo, pocas comidas sientan tan bien. Además, las ensaladas aguatan muy bien en tupper, aunque para ello lo ideal es que lleves el aliño aparte y se lo añadas a la hora de comer. Otra de las ventajas de la ensalada es que no necesita recalentado, con lo que si tu trabajo ese día es en exterior o no sabes dónde te va a coger la hora del almuerzo, no tienes que preocuparte por ello.

Te recomendamos combinar colores y texturas. Para que tu almuerzo de ensalada sea completo, te recomendamos utilizar alguna hoja con más propiedades nutritivas que la lechuga habitual, como la rúcula  o los canónigos. Combina las verduras que te más te gusten con alguna fuente de proteínas como el atún o legumbres como las lentejas o los garbanzos.

Tupper con verduras crudas y humus

Si quieres un picoteo ligero para que no te entre la morriña después de comer. Un tupper con verduras crudas como la zanahoria o el pepino cortadas en palitos y acompañadas de hummus es una buena solución. Puedes tomarlo a lo largo de la mañana para ir quitándote el hambre si después no quieres llegar a casa y arrasar con todo lo que haya en la nevera. Preparar hummus es muy sencillo y puedes dejarte un tupper con verduras variadas listo para toda la semana. Así siempre tienes listo un almuerzo ligero o un picoteo. E incluso si lo tienes preparado y no tienes ganas de cocinar por la noche, puede ser una buena solución para una cena baja en calorías.

Lasaña de verduras

La lasaña vegetal es una comida con la que saciarte y no tener que preocuparte de comer hasta que termines tu jornada. No tiene una gran cantidad de pasta con lo que la aportación en hidratos de carbono puede ser muy adecuada a la energía que necesitemos para nuestra actividad laboral. Una buena selección de verduras de temporada darán el toque nutritivo que necesitamos para mantener una alimentación saludable. Eso sí, huye de los gratinados con queso, elige mejor una bechamel ligera con leche vegetal en lugar de animal o nata. La lasaña de verduras es una comida fácil de llevar al trabajo para recalentar en el microonadas. Puedes hacer varias raciones de una vez ya que permite el congelado para su conservación y así ganarás más tiempo.

Además de estas recomendaciones, existen otras opciones como los guisos. Peparar una olla de lentejas o de puchero o cualquier otro potaje, congelar una parte e ir sacando tuppers a medida que los vayamos necesitando es una muy buena opción para el invierno. Los guisos dejan una buena sensación de saciedad y son muy nutritivos pero, habitualmente, tienen una digestión más lenta y puede afectar a nuestro rendimiento en el trabajo. Si te apetece un buen potaje, adelante, ¡pero no te pongas hasta arriba! Y, por supuesto, no olvides incluir siempre alguna pieza de fruta para hacer tu comida completa.

Dejar respuesta

Por favor deje un comentario
Por favor ingrese su nombre