Estudiar en casa

0
365

Ponte a pensar un segundo y dime con sinceridad… ¿Te estas aburriendo en casa? Porque a mí no me queda tiempo ni de respirar… estoy más agobiada que de costumbre, si es que se puede. Bueno, claro, no más agobiada, pero mi lista de tareas es desde luego más larga. Debe ser porque mis expectativas son también mayores…

Sé a ciencia cierta (porque mi whatsapp también está que echa humo) que la mayoría de los padres se llevaron las manos a la cabeza cuando se cerraron los coles pensando en las tareas que se nos iban a venir encima. Que ha sido una medida lógica, racional prudente y, llegados a este punto, la única posible, no lo cuestionamos, pero sí sabíamos que acompañar a los niños en estos días de trabajo  virtual también para ellos iba a ser un trabajo en sí mismo. Y lo está siendo.

¿Y por qué? porque los niños se han encontrado de lleno con los grandes retos de la tarea virtual:

No ceder ante las tentaciones de estar en casa.

Asumir que no tenemos todo el tiempo del mundo: el día también se acaba estando en casa

Mantener la cordura pasando el día en casa, sin salir a la oficina, al colegio.

Por suerte, los padres que ya  trabajamos virtualmente  con frecuencia o, en su defecto, vimos los miles de artículos publicados sobre cómo hacerlo de manera eficiente,ya lo habrás leído en mil sitios, pero es que realmente es muy útil:

Haz un horario con ellos y hay que ponerse de acuerdo con los ritmos. Intenta que su rutina se parezca a la del cole para que no se les haga raro. Les resultará más fácil mantener el ritmo si ya lo tienen interiorizado

Coloca ese horario en un lugar visible y escríbelo de manera que lo entiendan. Si aún no leen, que tenga dibujos (podemos hacerlos juntos) y si ya leen pero les cuesta asimilar las tablas pon puntos en lugar de tabla.

No hace falta que los niños madruguen como si fueran al cole, pero sí es importante que se levanten a una hora decente. Una buena recomendación pueden ser las 9 de la mañana para estar frente a la computadora o los libros antes de las 10.

Aquí va una de las grandes normas para todo  trabajador virtual: organízate como si trabajaras fuera. Es decir, desayuna, dúchate, vístete y ponte a trabajar. No te sientes frente a la notebook  sin lavarte los dientes y en pijama, por favor. Puede que no lo creas, pero tu ritmo no será el mismo.

Organiza una zona de trabajo e intenta tener a mano todo lo que podemos necesitar para evitar que se estén levantando todo el tiempo. Muchos niños, los más mayorcitos, podrán quedarse en su lugar habitual de trabajo, en su habitación y su escritorio, pero otros muchos tendrán que cambiar de zona, como es mi caso. En mi casa hemos tenido que adaptarnos  para que  los hermanos estén en el mismo espacio y aseguremos que tanto ellos como mamá tienen su zona de trabajo.

Piensa en sus ritmos para organizar sus tiempos, no en los tuyos. Mis peques son aún muy peques: 9 y 7 años. La mayor más o menos puede organizarse sola, aunque hay que estar pendiente de que no se distraiga, lógicamente, pero el pequeño necesita guía constante. Una necesita apoyo puntual y supervisión constante y otro necesita que se mantenga la emoción de las actividades para no perder el hilo y alternar el trabajo con descansos que le ayuden a despejarse un poco. Y por supuesto, actividad física de vez en cuando. Hace unos días hice un  horario en el que olvidé marcar los descansos y el pobre se volvía loco viendo que aquello no terminaba nunca, que el ritmo sería el mismo hasta la hora de comer. Pueden faltar 15 minutos, pero se les hace muy, muy largo cuando no tienen conciencia del tiempo. Ayúdales a pasarlo mejor visualizando el descanso y el cambio de actividad con un reloj que avanza sin parar.

No te obsesiones con las pantallas. Este es un consejo para ti. Apuesto a que cuando acuestes a los niños (si no te toca trabajar a ti porque no te ha surgido nada) te tumbarás en el sofá frente a la tele deseando vaciar la mente. A ellos les pasa lo mismo. Esta es una situación excepcional que no va a durar para siempre así que si en lugar de una hora de pantalla tienen dos o tres, no te aflijas. Hay un montón de contenido interesante para que vean ellos solitos así que si logras que sea esto lo que vean en lugar de videos de youtube sin sentido ya habrás conseguido algo muy importante.

Pídeles ayuda en la casa. Serán muchos días encerrados y en los que reclamarán tu atención. Hazles saber que podrás estar más tiempo con ellos si terminas antes de ordenar y limpiar la casa. Seguro que cuando se lo expliques, se les ocurrirán un montón de cosas de las que pueden ocuparse. Puede que sea un comienzo interesante…

Juega todo lo que puedas. No todo va a ser estudiar y trabajar… juega todo lo que puedas. Vuelve a  los juegos de mesa, explora los que quedaron en la parte más baja de la pila de juguetes y… ¡a jugar! Toma este tiempo , como un acto privilegiado de Amor Fraternal y Filial… por todas las razones que nos las recuerdan todos los días…***QUEDATEENCASA***

Dejar respuesta

Por favor deje un comentario
Por favor ingrese su nombre